ABRAZAR EL ENCUENTRO

    El dr. Jorge Carvajal suele decir en sus seminarios que el mundo sería muy distinto si los abrazos los convirtiésemos en “abrasos”. Poner presencia y pasión en el encuentro con el otro lo convierte en mágico. Cuando los brazos se abren dejando desnudos los pechos, los corazones se tocan y sus latidos interpretan la sinfonía de la amistad, la única relación que se nombra con un derivado de la palabra amor.

     El abrazo es la síntesis de todas las caricias y el recuerdo de la unidad de la que todos procedemos. Es también el reconocimiento del otro más allá de su comportamiento, el símbolo universal del perdón y, en una octava más elevada, la muestra de que el sentir es nuestro más grande poder. Como no puedo “abrasarte” físicamente, querido lector, toma como mi abrazo el siguiente vídeo, donde una sola persona es capaz de cambiar el mundo tan solo abrazando

    ¿Te ha gustado? ¿Sientes ganas de abrazar…por qué no comienzas con quien tengas más cerca…? Si estás solo, puedes imaginártelo… cuando después te encuentres con la persona que has “abrasado”, seguro que se te escapa una sonrisa, que no es más que una forma de abrazar sin tocar.


    Los encuentros son algo muy misteriosos si, en vez de pensarlos, los sentimos. El encuentro con un vecino, aparentemente fortuito, lo podemos vivir como mágico, sintiéndole desde nuestro corazón, y dejando que la luz de éste escape por nuestra sonrisa. ¿Por qué desperdiciar la ocasión…? El encontrarse dos personas en un punto del espacio-tiempo, teniendo en cuenta la bastedad de éste, es algo maravilloso, así lo siente Guadalupe Pineda cuando interpreta la canción “Coincidir”: “Tantos siglos, tantos mundos, tantos espacios…y coincidir” ¿Te apetece escucharla…? En este vídeo la podrás ver junto a una espectadora muy  conocida: Mercedes Sosa.

    Tantas webs, tantos blogs, tanta red…y coincidir. ¿Lo celebramos…? ¡Venga un abrazo…! ¡Ah....y felices encuentros!

10 comentarios:

Psikoloca dijo...

Hola me has escrito en mi blog de ENTRE PSIKOLOCA Y PSIKOEDUCA, en la entrada de la La Armadura.... Y ME DAS la opción de bajarme tu libro, no se de dónde bajarlo.... el blog que más utilizo es este desde el que escribo ahora, el contenido hasta hace unos meses es el mismo que el del otro, pero primero cree este de blogspot y me quedé con el el otro va ir tomando otras riendas...

Maestra Ciruela dijo...

Profe: Leerlo ya se siente como un abrazo... Leerlo siempre es un honor, es una energía renovadora, es saber que (tras tanta gente alrededor diciendo cómo creés en esas cosas, eso es una utopía, sos una ingenua..) hay alguien que tiene la misma certeza de que el amor, y un abrazo, pueden cambiar al mundo.
Un fuerte abrazo, y hasta cada día!!!
Roxana

Guzmán. dijo...

Jiddu Krishnamurti y las Organizaciones.

"Quizás recuerden ustedes la historia de cómo el diablo y un amigo suyo estaban paseando por la calle cuando vieron delante de ellos a un hombre que levantaba algo del suelo y, después de mirarlo, se lo guardaba en el bolsillo. El amigo preguntó al diablo:

"¿Qué recogió ese hombre?" "Recogió un trozo de la Verdad", contestó el diablo. "Ese es muy mal negocio para ti, entonces", dijo su amigo. "Oh, no, en absoluto", replicó el diablo, "voy a dejar que la organice".

Yo sostengo que la Verdad es una tierra sin caminos, y no es posible acercarse a ella por ningún sendero, por ninguna religión, por ninguna secta. Ese es mi punto de vista y me adhiero a él absoluta e incondicionalmente. La Verdad, al ser ilimitada, incondicionada, inabordable por ningún camino, no puede ser organizada; ni puede formarse organización alguna para conducir o forzar a la gente a lo largo de algún sendero en particular. Si desde el principio entienden eso, entonces verán cuan imposible es organizar una creencia. Una creencia es un asunto puramente individual, y no pueden ni deben organizarla. Si lo hacen, se torna en algo muerto, cristalizado; se convierte en un credo, una secta, una religión que ha de imponerse a los demás. Esto es lo que todo el mundo trata de hacer. La Verdad se empequeñece y se transforma en un juguete para los débiles, para los que están sólo momentáneamente descontentos. La Verdad no puede rebajarse, es más bien el individuo quien debe hacer el esfuerzo de elevarse hacia ella.

Ustedes no pueden traer la cumbre de la montaña al valle. Si quieren llegar a la cima de la montaña, tienen que atravesar el valle y trepar por las cuestas sin temor a los peligrosos precipicios. Tienen que ascender hacia la Verdad, esta no puede "descender" ni organizarse para ustedes. El interés en las ideas es sostenido principalmente por las organizaciones, pero las organizaciones sólo despiertan el interés desde afuera.


Fragmento del discurso de disolución de la La Orden de la Estrella de Oriente. (2 de Agosto de 1929)
http://seaunaluzparaustedmismo.blogspot.com/

Xiomara Beatriz dijo...

Pues venga mi abrazo lleno de luz …al son de la comparsa del amor de la amistad cuando los corazones y los latidos se comparten con sinceridad podemos decir que experimentamos el amor …besos

Alex dijo...

Hola Carlos:
Muchas gracias por visitar mi blog y hacerme el favor de invitarme a leer tu libro. Como me lo solicitaste, he querido leer por 5 minutos y me seguí a 30. Mira, pasa de media noche y tengo algunos temas muy serios que tratar contigo respecto a tu idea del modelo educativo que propones, que te acloaro que para nada es "ciencia ficción"
Así que me voy a descansar y mañana a primera hora, dedicaré el tiempo necesario a este tema que se me antoja por demás súper interesante.
Un saludo
Alex

Alex dijo...

Hola Carlos:
No tienes idea del gusto que me da haberte encontrado. ¿Pues dónde te habías metido?
Trataré de ir por partes, cuando estoy efusivo tiendo a que mis ideas anden saltando por mi cabeza como chivo loco. Así que primero te hablaré del modelo educativo que propones y segundo te comentaré de mi línea de trabajo pero con adultos.
Un día yo le comentaba a un amigo, “imagina cómo era una sala de quirófano hace 100 años”… y ahora “imagina cómo es una sala de quirófano en la actualidad”… la respuesta salta a la vista, los cambios son tremendamente notorios y significativos, tanto en salud, procedimientos y tecnología.
-Si ¿y? – me interrogó mi amigo.
Espera, le respondí, ahora “imagina cómo era un salón de clases hace 100 años”… y ahora “imagina cómo es un salón de clases en la actualidad” ningún cambio en salud mental y/o académica, ningún cambio en procedimientos y menos aún en tecnología.
Yo con esto te quiero decir que estoy de acuerdo contigo en lo que mencionas con respecto a la educación y lo mal que estamos enseñando a los muchachos en que la seguridad material es lo único en lo que deben estar concentrados, descuidando el cuidado de sus espíritus y mentes.
Estamos enseñando a los chicos en lo que “deben” pensar y no “cómo” pensar, cómo llegar a sus propias conclusiones.
Nosotros les decimos las respuestas, nuestras respuestas y cuando intentan darnos las suyas inmediatamente los “corregimos” y les decimos lo “mal” que están, cuando lo único que están tratando es de tener su propia identidad y personalidad. Como bien apuntas, les “ayudamos” inmisericordemente a enterrar sus sueños y con esto sus identidades y hasta su propia vida.
Los motivamos a estudiar la profesión de “moda” o en la que “realmente vas a ganar dinero” (aunque sea algo que detestas hacer)
Los acostumbramos a darles respuestas, indicarles lo que deben hacer, pensar y sentir siempre de acuerdo a nuestros propios parámetros a pesar de que muchas veces el resultado de nuestras propias vidas no nos satisface en lo más mínimo. Tenemos una tendencia incluso a “obligarlos” a hacer lo que a nosotros no se nos permitió cuando fuimos muchachos.
Mira, yo soy divorciado, uno de mis hijos vivía conmigo acá en México, (su madre vive en Houston, Tx.) y un día mi hijo me manifestó su deseo de no ir más a la escuela.
Bien –le dije –no irás a la escuela pero tampoco puedes todo el día sin estar haciendo nada, así que vas a investigar los cursos de pintura, música, tae kwon do, y todo lo que te guste hacer para que en cuanto me tengas esa información yo e inscriba en los cursos que desees tomar y te sacaré de la escuela.
Te aclaro mi estimado Carlos, que yo tampoco estoy a favor de lo que se enseña en las escuelas.
Así que en cuanto mi madre se enteró (ella es maestra y muy apegada a los sistemas tradicionales de enseñanza) le habló a mi ex – esposa y me quitaron al muchacho por “mi inconsciencia” y el daño “irreparable” que le iba yo a hacer. Bueno, la conclusión fue que me quitaron a mi hijo y ahora vive con su mamá en los Estados Unidos.
Yo desde mis años de estudiante, intuía muy dentro de mí que habría cosas más valiosas que atender en una escuela, yo quería idear un sistema educativo como el que tu propones, así que me di a la tarea de investigar y no sé si sepas del Sistema Waldorf. No he terminado de leer tu libro pero me parece por lo que me expones que es algo parecido a tu método. Por eso te decía que no es ciencia ficción.
Si tu modelo educativo va más allá de lo que propone el Sistema Waldorf me gustaría mucho que me lo aclararas, la verdad en esto de los modelos educativos no estoy muy enterado.
Si en algo te puedo ser de utilidad para tu proyecto, cuenta conmigo.
Alex

Alex dijo...

En otro tema.
Mi línea es parecida a la tuya pero a la vez diferente.
Mira, yo estoy en contra de las “Pláticas Motivacionales” o “Conferencias Motivacionales” ¿Por qué? Porque son charlas que hacen “sentir bien” a quien las escucha por un par de días y/ o de semanas, pero después de que pasa el “efecto” de la conferencia, el individuo vuelve a su estado de ánimo de siempre y realmente no encuentra lo que está buscando.
Las personas que asisten a estas pláticas una y otra vez, no saben que lo que están buscando está dentro de ellas.
Por esto te digo que mi idea es muy parecida a la tuya, pero la diferencia está en que yo me quiero enfocar en los adultos, y tú en los niños… ¡Tremendo equipo que podemos hacer!
No serviría de mucho enseñarle a un niño en “cómo” pensar si llegando a casa se encuentra con que los padres están “en la vieja escuela” de decirle “lo que tiene que pensar”.
Como ambos sabemos, la mente de un niño es más “moldeable” que la de un adulto, puesto que nosotros los adultos ya tenemos viejos paradigmas y hábitos muy difíciles de romper. Uno de ellos es que no podemos aceptar muchas veces que bastantes de nuestros conceptos son completamente perjudiciales para nosotros mismos (y muchas de las veces ni siquiera son conceptos propios, sino heredados de la familia o de la escuela) así como para los que nos rodean.
El sistema que yo uso en mis conversaciones con la gente que ayudo, no es el proporcionarles respuestas, es proporcionarles preguntas, todo lo contrario a cualquier planteamiento que la psicología moderna propone. Por ejemplo, un psicoterapeuta te explica “su” concepto de “la soledad” siendo que quien debería definirlo es el paciente. Si eres parte de la solución es más fácil que la adaptes a tu realidad presente a diferencia de que si alguien te “impone su concepto”
Los psicoterapeutas te dicen lo que debes hacer… ¿no nos han dicho eso todas nuestras vidas? Yo me baso mucho en el “¿Qué piensas? ¿Qué piensas TÚ? ¿TÚ qué piensas?”
De hecho el método que yo propongo con los adultos no es ni siquiera re-programar su mente, sino simple y sencillamente que se conozcan en verdad, y que se acepten como son. ¡Menuda tarea! Ya cuando se logra la aceptación viene el “TÚ cambia lo que A TI no te guste de TI”
Mi objetivo final, es que todas aquellas personas que asistan a mis clases de vida (no se me ocurre un nombre, si me sugieres uno estaría fenomenal) lleguen por sí solas a las siguientes conclusiones:
1. Así como están son perfectas.
2. Ellas son responsables de su vida.
3. Nadie tiene la culpa de los resultados de su vida presente. (De hecho no hay culpables)
4. No tienen el poder de cambiar a nadie, pero si tienen el poder de cambiarse a ellas mismas.
5. La felicidad no es un resultado de hacer o tener algo o a alguien. Es un estado del Ser.
6. Lo que es… es. (Sin etiquetas, porque ¡cómo nos fascina etiquetar todo!)
Voy a terminar de leer tu libro para comprender mejor tu idea y te haré mis comentarios. ¡Ah! Olvidaba decirte que yo también he escrito un libro. Si gustas leerlo házmelo saber y con gusto te mando una copia electrónica. Me gustaría muchísimo tu opinión.
Por otra parte visitando tu blog, ya me dio más claridad con respecto al mío. Así que tengo muchas cosas que hacer.
Bueno, espero tus comentarios y nada me gustaría más que trabajáramos juntos para poner nuestro granito de arena en un despertar de consciencia de la humanidad. Yo en verdad que quiero gritarle a toda la gente que son seres valiosos, que no le crean a la mercadotecnia ni a las revistas de modas, que crean en ellas mismas, en sus valores, en su luz interior.
Un abrazo…

Carlos G.P. dijo...

Saludos a Alex y también a todos los que lean este comentario, que tiene también un carácter general.
Ya veo que hay una pasión en ti imparable, te felicito.
Yo no tengo ningún método educativo, ni es mi objetivo crearlo.El libro pretende descubrir los potenciales que llevamos dentro y va dirigido, en realidad, a todas las edades. Mi idea de enseñanza se llamaría: "La escuela de las edades"- Este edades es en sentido amplio, no sólo las edades de las personas; sino también las edades de las culturas, de la Tierra, del Universo...el concepto de edades aquí significaría un trascender la idea de tiempo lineal que tanto nos ha limitado. La educación sería un descubrir sobre sí mismo y los demás y, por lo tanto, la escuela sería la propia vida, no una determinada época de nuestra historia personal.Por eso, nada más lejos de mis objetivos que crear una metodología.
La metodología no es lo fundamental, lo principal es ayudar a las personas a empoderarse, a convertirse en Reyes Magos. Reyes de su propia vida y Magos de la creatividad. Unas nuevas metodologías pueden ayudar en la transición hacia esa meta. Pero cualquier metodología nos volverá al pasado, si antes los que las tienen que aplicar no se han empoderado suficientemente. Mi libro pretende ayudar en estos primeros pasos, más allá de cualquier método pedagógico. También siento que el libro es como un diamante con infinidad de caras, una para cada lector. Cada persona tiene que descubrir algo sobre sí misma en la cara que le corresponde, por eso es también creadora del libro.
Será un honor que me adjuntes tu obra, si bien te tengo que decir que en estos momentos estoy embarcado en múltiples proyectos, y que puede que tarde mucho tiempo en leerla y mirarme en ella. Un abrazo de entusiasmo en la creación de una nueva educación.

PATYP dijo...

Precioso artículo, ¡me uno al abrazo!.

Lorena Loguén dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.