AMAR EL DINERO, FUENTE DE ABUNDANCIA

          Está mal visto amar al dinero, tal vez porque se confunde amar con poseer, siendo en realidad términos con significados muy distintos. Si amas al agua disfrutas con su libertad, si la quieres poseer termina estancándose y oliendo mal.
            El dinero, entendido desde el corazón, es un maravilloso testigo de nuestro espíritu creador. Su auténtica función es de servir de intercambiador de creaciones. Yo puedo acceder a la obra de otra persona, a la que ni siquiera  conozco, gracias a él. Pero no sólo eso, las monedas, los billetes… pueden ser depositarios de un mensaje de amor… puesto por nosotros en el momento de entregarlos…¿por qué no hacer del pago un acto poético de respeto a la persona que lo recibe?...¿por qué no aprovechar el ir y venir del dinero como un correo mágico donde depositar nuestro amor a la humanidad?. Y aún más atrevido…. ¿por qué no empezamos a sentir con pureza al dinero?
            La auténtica pureza no tiene contrario, porque consiste en mirar desde el corazón, que vive más allá de cualquier dualidad. En nuestra sociedad hay dos cosas que claramente se han apartado de esta forma de mirar: el sexo y el dinero. Ambas tienen mucho en común, son mensajeras de nuestro poder creador. Asusta tanto este poder que durante milenios se ha intentado controlar a las personas, precisamente a través del sexo y del dinero. Ha llegado el momento de vivir ambos desde el corazón, es decir sentirlos en su auténtica esencia, y permitir que sean vehículos de nuestra pureza, de nuestro mirar desde el corazón. La llamada banca ética puede ser un buen ejemplo de cómo el dinero se puede convertir en transmisor de amor.
        Joan Melé, subdirector en España de Triodos Bank, es un representante de esta banca ética. Uno de sus sentires declara abiertamente su posición: “La sangre de la sociedad es el dinero y los bancos deberían hacer de corazón”. Esta frase integra el conocimiento con el amor, sello inequívoco de una auténtica sabiduría. Pero, además, Joan saber explicarse desde el humor, logrando así un encantador acercamiento a las personas que le escuchan. Si te parecen exageradas mis palabras te invito a sentirle en una de sus charlas que lleva el sugerente y atrevido título de: "Espíritu y dinero: la Comunión del Ser Humano y la Tierra",


            Os invito a desplegar lo expuesto aquí con ideas propias. A llevarlo a la acción desde la creatividad de cada uno, sorprendiéndonos los unos a los otros. El próximo billete o moneda que toque vuestras manos sentidlo desde el corazón y llenadlo de amor, poned intenciones en él, mensajes para las personas a las que va a visitar, honrad a todos los creadores que han liberado o van a poder liberar a sus creaciones gracias a su existencia. Purificar el dinero es fácil, tan solo hay que amarlo.
            Si os ha sabido a poco podéis ver una entrevista en vídeo que la publicación balear "Namasté" le hizo a Joan en el siguiente link: http://www.youtube.com/watch?v=v2KRQgIKYTY
            ¿Os interesa profundizar más en el tema...? Podéis hacerlo en la siguiente entrada en la que, entre otras sorpresas, encontraréis una entrevista a Joan Melé que le realizaron en el periódico "La Vanguardia". ¡Felices exploraciones por el territorio de un dinero diferente...de un dinero nutrido desde el amor y, por lo tanto,  lleno de abundancia para todos!:
http://wwwvivencias12.blogspot.com/2011/12/la-sangre-de-la-sociedad-es-el-dinero-y.html



16 comentarios:

Alicia dijo...

Muchísimas gracias por tu artículo Carlos, ¡cada día tienes más luz! Me parece maravillosa la idea de purificar el dinero. Es una estupendíiiiiisima sugerencia que pienso llevar a cabo...
Un abrazo
Alicia

Teresa Vázquez dijo...

Me sumo a la propuesta. Que así sea pues!!!
Namasté.

emejota dijo...

Este planteamiento lo leí hace muchos años en algún libro del autor Wayne Dyer (El de "Tus zonas erroneas"). Es muy razonable tu planteamiento, dado que el dinero no supone otra cosa que un intercambio de la energía atribuida al mismo, pero en una sociedad tan miópica como la nuestra, algo muy terrible ha de ocurrir para que se deje de confundir al mensaje con el mensajero. Y esto es lo que pasa con el dinero y la energía: generalmente se derrocha, o se manipula para que escasee, pero nunca se suele interpretar bien su valor.
A esto conviene añadir que la energía de la moneda es variante conforme a la circunstancia personal y temporal. (Infancia, juventud, edad reproductora, vejez).
Es estupendo difundir este concepto y seguramente los mas sabios lo conozcan, lo pongan en práctica, y sean mas felices. Pero tengan que mantenerlo en relativo silencio si no quieren que sus congéneres les molesten con sus críticas y les dejen vivir en paz.
No se si me he explicado bien. Hay dos cuestiones el de la muerte y el dinero, o la economía o los valores, que me resultan enormemente atrayentes y cuyo nudo gordiano he intentado desentrañar desde la más temprana infancia para poder vivir lo mas feliz posible en mi actual vejez ( o vejez en ciernes, que igual da).
Un saludo. Te he conocido hace poco a través del blog de J.J. y también soy ex-docente, en mi caso de inglés.
Un saludo y

Antonio, desde Zamora dijo...

No sé Carlos, no lo acabo de entender o sentir que tanto da.
Ya sabes que para Freud la primera forma de dinero que admitía el ser humano al llegar al mundo, era cuando un niño les regalaba a sus padres su deposición en el orinal, evitándoles así el sufrimiento de tenerlo que limpiar. De ahí la inevitable comparación entre la mierda y el dinero. Soy consciente de lo denostado que está todo lo freudiano, ¿pero de ahí a amarlo?. Me va a costar mucho ese salto cuántico. Los mismos remilgos tengo para las distintas formas de dinero que tenemos, todas esas prostituciones con las que nos vamos vendiendo. ¡Algunos hasta con el sexo al que aludes! ¡qué espanto!. Al fin y al cabo todo lo que se compra con dinero es otra forma de dinero y por tanto la misma mierda. ¿Dónde quedan entonces todas esas cosas que son la esencia de la vida, afortunadamente intangibles y que además se disfrutan gratis?. Ya sabes las tan manidas: puesta de sol, un beso, la luna llena en el monte…..
Tal vez, si te refieres a esa cualidad tan humana que consiste en el intercambio, en el que yo compenso lo que tú me das. Pués ahí si le vería sentido a eso que dices de añadirle amor. Pero eso, entiendo que es otra cosa. Ni me atrevo a llamarlo dinero, no vaya a ser que se me pudra al salirme la palabra por la boca.
¡Dinero!¡Se me vienen a la cabeza los bancos que lo fabrican y manejan y me dan escalofríos!.
Yo aquí, creo, que haría lo que dice Agustín García Calvo, las palabras de las que se adueña el poder que se las queden ellos, que ya nos las arreglaremos con otras y por tanto otros conceptos. ¿Mezclar amor y dinero?, ¡no lo veo!.
En fin lo pensaré un poco más, no vaya a ser que se me escape lo fundamental. Que yo no lo entienda, no quiere decir que no tengas razón. Le voy dando vueltas….No sé, no sé……
Hasta otra mientras lo pienso.
Un abrazo cargado de ilusiones para todos.

...solo una mujer. dijo...

Hace mucho que empecé a tener la conciencia de amar el dinero para convertirlo en energía amorosa. De una forma u otra usé y utilicé el dinero con alegría, confianza, amor, plenitud.. y muchos más apelativos que la hacen parecer maravillosa. Incluso en mi forma de contemplarlo, me sentía totalmente libre de la presión de "poseerlo" o no. En todo ese proceso... yo no he conseguido tener un euro más... Tampoco me quejo, que conste, que para el momento económico que vivimos no me puedo quejar. Pero debido a otros temas relacionados también con el dinero que últimamente me afectan, he tenido que hacer un análisis para llegar a darme cuenta de lo anclado que tengo el concepto de "ganarás el salario con el sudor de tu frente". De una forma consciente aunque no argumentada, internamente siento que no puedo recibir dinero que no venga de mi propio esfuerzo. Por ello, ni me toca la primitiva, ni tengo el respaldo de una nómina abundante.
Se que son dos cosas diferentes, como tú bien dices: querer al dinero y tener dinero, pero estaría bien que lo uno y lo otro fueran de la mano. Primero he de aprender a aceptarlo.
Un saludo abundante.

Enrique Palomino dijo...

Lei tu publicación en mi blog, la verdad es una propuesta bastante interesante, sabes desde pequeño siempre crei que el sistema era erroneo, que no eran las maneras de aprender, el sistema educativo actual tiende a congelar la mente del infante, reprimiendo la parte más hermosa de la misma, la imaginación y la intuición, en cuanto a tu artículo sobre el dinero, tengo que felicitarte, has encontrado las palabras para hacerme ver que aquel valor que yo veia como netamente material, puede ser más puro y profundo si uno lo desea, si todo el mundo pensara de esta manera, no existiran derrochadores, las transacciones serían más transparentes y la estafa un mito antiguo, sigue con este maravilloso trabajo!!!

Ad L dijo...

Me encanta tu propuesta!!! Que el sexo y el dinero sean el vehículo de nuestra pureza. Que sean sólo un medio de expresión de amor... amor a nosotros y a la humanidad. Que se ofrezcan, que se disfruten y se correspondan con bondad.
Un abrazo Carlos. Gracias por tu blog y tus propuestas.

indecible dijo...

Gracias por tu comentario en decir-lo-indecible.blogspot.com

Seguidamente paso a visitar tu blog y a descargarme el libro al que aludes.

Saludos cordiales.

Joy dijo...

Hola Carlos, te vengo siguiendo desde un comentario que le has dejado a un blog amigo, el de Naia, pero ya te conocía de otro anterior, el de Rosa Vilaplana, a quien le recomendé el Congreso "Niños del 3er. Milenio".

Coincido mucho con tu planteamiento educacional y en cuanto al manejo de la energía, como en el caso del dinero, que tendría que dejar de ser tabú, y sólo así, bien gestionado, podría ser trascendido y observado como lo que es, un intercambio, sin más... Es nuestro subconsciente, individual y colectivo, el que le da otros matices...

Soy una seguidora convencida de la no-dualidad; me encanta Tolle, la física cuántica, los nuevos niños... así que me quedo por aquí, y si deseas venir a visitarme, serás bienvenido
http://espirituavalon.blogspot.com/

Un abrazo

Ziberán dijo...

Me gustaría tenerte con nosotros por aquí (me interesan tus planteamientos)

http://huelgageneral.gratis-foro.es/forum.htm

Un abrazo.

Belkis dijo...

Que visión más bonita me has dado hoy con respecto al dinero. La verdad es que nunca lo había visto desde esa perspectiva y llevas razón, porque no acariciarlo y llenarlo de amor para que fluya a través de las personas por las que pasa. Buena propuesta. Lo pondré en práctica.
Un abrazo Carlos

Myr dijo...

Tienes razón en que ambos -el sexo y el dinero- se han usado como instrumento de dominación y control, que bien merecen que nos acerquemos a ellos de otra manera.


Gracias por tu comentario en DE AMORES Y RELACIONES, en la entrada de "Historias de la Vida misma". Te doy la bienvenida y espero verte por mi casa siempre que lo desees. Te enlazo para leerte con calma a mi regreso.

Saludos

Dream Maker dijo...

Hola , gracias por tu comentario en mi blog , me gusta mucho como escribe y lo que transmiten sus palabras.

Me segira viendo por aqui

Saludos

patricia dijo...

hola! he descubierto tu blog y es realmente muy interesante!
para recorrer y saborear...
hasta pronto, un beso!

Mathie dijo...

Sí tal vez aquí por que vivimos en un mundo basado en el materialismo y en los papelitos de colores que hacen que cierta gente se suicide; pero yo creo que un día pasaremos del dinero para vivir de forma más comunitaria... qué opinas? llegaremos?

Alimontero dijo...

Un gusto nuevamente pasarme por aquí....
hoy tan interesante como siempre...
te sigo...

un abrazo!

Ali
;-)