LA PALABRA COMO LÍQUIDO REVELADOR DE NUESTRAS CREENCIAS

    Pere Ardevol nos sorprende abandonando su lugar de detrás de la cámara y convirtiendo su habitual silencio en palabra creadora. Han sido muchas horas filmando, escuchando, aprendiendo y, sobre todo, regalando su tiempo y conocimientos técnicos. Cuando disfrutamos de un vídeo colgado libremente en la red casi nunca pensamos en las personas que no aparecen en la filmación, y que son tan creadoras de feliz encuentro como las que vemos. Quiero que esta entrada sea un homenaje a las personas “invisibles” que, día a día, trabajan para que la red pueda ser un espejo de los enormes potenciales que habitan en todo ser humano. A la vez, les invito a que se hagan visibles como Pere, que ha demostrado ser tan valioso tanto detrás como delante de la cámara. En su vídeo él mismo convida a todos a autofilmarse, dar a conocer lo que nos gustaría crear, lo que pensamos que pueden ser nuestros dones….en definitiva, a presentarnos al mundo como creadores. Tal vez nuestros sueños encajen con los de otros que nos puedan ver…la comunicación es vital entre creadores.
   Ahora bien, ¿comunicamos de la mejor manera posible…? ¿Nos damos cuenta de con qué estamos cargando nuestras palabras? ¿Escogemos las más adecuadas para nuestros propósitos? Preguntas como éstas responde Pere en su vídeo, pero no se conforma sólo con esto: nos presenta al lenguaje como un líquido revelador de esas creencias limitantes, que debido a su gran presencia en nuestra sociedad se tornan invisibles, como el agua para el pez.
    Frases como “yo tengo un hijo”, “tengo hambre”, “¿qué hora tienes?”, “soy camionero”, “no tengo saldo”… se convierten en auténticas pistas de lo que nos está limitando en la vida. Pere, desde su experiencia personal, nos dice cómo podemos empezar a utilizar estas pistas para ir sintiéndonos creadores de nuestra propia vida.
    Al final de la filmación, nos sorprende sacando a su adolescente interior, y mostrándonos su fuerza y su indignación ante la impasibilidad de ciertos grupos de poder. Su dedo acusa, pero su corazón modera, en una verdadera danza de la búsqueda del equilibrio. Como despedida, vuelva a la sabiduría de su anciano y a la inocencia de su niño, plasmándolo todo con un beso que nos regala como un adiós, queriendo decir justamente lo contrario.
    Os invito a poneros cómodos y a disfrutar de esta creación de Pere Ardevol, quien confiesa que a este otro lado de la cámara el corazón le late más deprisa.

EL PODER DE LA PALABRA - 1 - MIZAR from MIZAR-PETRUS on Vimeo.




5 comentarios:

Matilde Matarredona Martínez dijo...

Frases como “yo tengo un hijo”, “tengo hambre”, “¿qué hora tienes?”, “soy camionero”, “no tengo saldo”… se convierten en auténticas pistas de lo que nos está limitando en la vida.

Considero que el inicio:
Frases como "yo tengo un hijo"...

bien siguiendo con el poder de la palabra,... este sintagma verbal no es una limitación.

Con estos argumentos nunca dejaremos de interpretar negativamente nuestra relación con nuestros hijos.

Un hijo no tiene que ser una limitación, .... tiene que ser un crecimiento retroactivo.
Desde Fuerteventura
Mati

Petrus dijo...

Muchísimas gracias Carlos!!!
Qué bonito tu artículo. Deseo sirva para bien de muchos, y otros se animen a mostrar sus talentos e inspirarnos.
Hasta pronto.
Abrazo.

Bluess Swing dijo...

Voy a seguir tu consejo y ver este vídeo. Creo que a mi me falta poder en la voz, no gestiono bien esta herramienta y estoy segura que me ayudará muchísimo. Sólo felicitarte por este increíble blog y agradecerte este espacio.
Un abrazo.

Maripaz Brugos dijo...

Carlos, magnifica la labor que estais realizando.

Te felicito por el exito que está teniendo tu iniciativa.

Un abrazo

lidia dijo...

PUES MUCHOS NO TIENEN HIJOS,PORQUE NO,Y EL COMIENZO CUANDO DECIS TENGO UN HIJO,ES PESAROSO,A VER COMO UBICADO EN ESENCIA POR ENCIMA DE TODO,
Y A VECES PASA...PERO NO VENGO A CRITICAR,NI LO SOY,NI MUCHO MENOS,BELLO POEMA NARRADO!
GRACIAS
UN ABRAZO
LIDIA-LA ESCRIBA