EL DERECHO A CONOCER NUESTRA BELLEZA INTERIOR

      Sentado en el poyete de entrada a una tienda que lleva varios años cerrada se encuentra un joven de tez negra como el azabache, viste un chandal y lleva la capucha puesta. En su mano derecha sostiene el bote con el que pide limosna a todo transeúnte que pasa cerca de él. En un momento determinado un viejo con sombrero de paja a lo Maurice Chevalier se acerca a él, le saluda quitándose el sombrero y extrae de su bolsa de mano un pequeño florero de cristal que coloca en el poyete junto al mendigo, a continuación de una bolsa de plástico saca una hermosa rosa blanca y la coloca en el florero. El negro con irritación inicia un diálogo con el extravagante transeúnte.

— ¿Te ríes de mí...?  ¡Ojalá no tengas que verte como yo! No puedo comerme tu flor, lo que necesito es dinero para comer y poder pagarme una pensión donde dormir.

— ¿Solo necesitas eso?

— Sin lo que te he dicho las demás cosas que deseo carecen de valor.

— ¿Crees que nada posees?

— A la vista está

— Pues debes de estar ciego.

— Otra vez te cachondeas de mí -contesta furioso y con los ojos encendidos.

— Yo no me cachondeo de ti, disfruto del misterio que eres y la flor que te he regalado pretende ser un espejo de tu belleza interior.

— ¡Además racista! Pues no va y me regala una rosa blanca...

— Escucha atentamente: ni tú ni yo sabemos en el fondo por qué hemos nacido en las circunstancias que lo hemos hecho, nos une, como a todos los seres humanos, el misterio de nuestra existencia. En ese misterio vive nuestra belleza interior esperando expresarse en nuestra vida. Tú no estás aquí solo pidiendo limosna, estás también testimoniando tu belleza interior, que es  única y que tiene el don de igualarte en importancia a cualquier otra persona.

— Sí, está claro que todos los que pasan por aquí se inclinan ante mi belleza interior -contesta  irónicamente.

— Yo lo hago -dice el viejo haciendo una pequeña reverencia.

— Ahora ya no tengo claro si eres un gamberro o un loco.

— Vamos por buen camino, a las personas que vemos la belleza interior todavía se nos llaman locos, ya ves que no tienes nada que temer de mí.

— ¿Y qué quieres que haga con esta rosa?

— Que sientas su belleza como un reflejo de la tuya, que la veas como un anuncio a los transeúntes de que aquí hay una persona que cree en la belleza. Seguro que las personas que pasen delante de ti empezarán a verte de otra manera, primero se fijarán en la rosa y luego en ti. Como muestra de que la belleza que ven en la rosa parte de ti, de tu acto de tenerla como compañera, quítate la capucha y muestra una sonrisa tan blanca como la de la flor, con la seguridad de que esa sonrisa es una muestra de tu belleza interior, única e intransferible. Seguro que ya no podrán pasar ante ti ignorándote.

— ¿Por qué haces esto por mí?

— Para que comprendas que pedir limosna no te convierte forzosamente en una persona pobre.

— Puede que con tus sugerencias las personas sean más generosas conmigo -expresa el negro ilusionado.

— Puede que tú aprendas a ser más generoso contigo, a mostrar actos de amor y de belleza hacia ti todos los días -le contesta guiñándole un ojo.

— Me gusta tu propuesta, pero si cada día tengo que gastarme dinero en comprar una rosa...

— No te preocupes, en la esquina de más abajo hay una floristería …

— Sí, la conozco, este barrio es mi lugar de trabajo.

— Su dueña se llama Margarita, ve a verla de parte de mí y te entregará cada día una hermosa flor, no serán siempre rosas, pero sin dudan espejarán magníficamente tu belleza interior.

— Tendré que darle tu nombre, ¿cuál es?

— Bastará que le digas que vienes de parte del viejo indomable.

— ¡Indomable! ¿Por qué ese apodo?

— Porque nuestra belleza interior es indomable frente a las circunstancias y las opiniones de los demás. Cuando eres capaz de sentirla te amas sin esfuerzo, y además no tienes la necesidad de manipular a los otros para que te den el amor que no sabes darte a ti mismo.

— Entiendo pues que tú eres capaz de sentir a tu belleza interior, ¿no?

— Claro, precisamente por eso puedo sentir la tuya.

— ¿Por qué te dedicas a mostrar a los demás que poseen una belleza interior, que no solo les hacen únicos sino también indomables?

— Porque creo en el derecho de todo ser humano a conocer su belleza interior.

— Ese derecho no se encuentra entre los derechos humanos.

— Para mí sí, me dedico a mejorar e incrementar los derechos humanos -después de contestar se quita el sombrero a modo de despedida y con una sonrisa le dice adiós a su interlocutor.

— ¡Espera un momento! No conoces ni mi nombre, me llamo Ousman – le dice gritando.

El viejo sin volverse le contesta:

— Mucho gusto Ousman, hasta nuestro próximo encuentro.


                "Las aventuras del viejo indomable" 

                           - Segundo encuentro -

           Autor Carlos González (La Danza de la Vida)


           Link al primer encuentro:

              https://ladanzadelavida12.blogspot.com/2020/10/la-forma-de-evitar-ser-un-doble-imbecil.html



LA FORMA DE EVITAR SER UN DOBLE IMBÉCIL

      Tras un pequeño incidente de tráfico, una persona de las implicadas empieza a increpar a la otra gritándole de forma desmesurada, por su furor parece que se está desahogando de más de un problema personal. Mientras la otra persona aguanta sin inmutarse todos los improperios. Finalmente el enfadado termina la conversación diciéndole al hombre tranquilo: eres un imbécil. Éste le contesta con una serena sonrisa en la boca lo siguiente: no del todo, puesto que no pienso coger tu insulto. La otra persona pasa de ofendida a desconcertada, pues el semblante de su interlocutor no es agresivo y además no ha negado que tenga algo de imbécil, tras quedarse un instante parado decide meterse en su coche y marcharse tranquilamente.Una tercera persona que ha observado lo ocurrido entabla un pequeño diálogo con el hombre tranquilo:

— Perdone, he visto lo ocurrido y me queda una duda: ¿ha admitido usted ser un imbécil?

— ¿Tiene usted algo en contra de los imbéciles?

— ¡Hombre yo...!  - contesta titubeando

— Pues yo no tengo nada en absoluto contra ellos, por eso cuando me comporto como un imbécil no me juzgo por ello, que sería una segunda imbecilidad, sino que me río como cuando nos reímos ante un niño pequeño que ha pronunciado mal una palabra.

— ¿Me está diciendo que aprende de sus errores sin castigarse?

— Mucho más que eso, le estoy diciendo que me trato con amor, con cariño, y que no dejo de ver también en mis errores mi belleza interior. Por cierto, también estuve sintiendo la belleza interior de la persona que discutía sola.

— ¡Es cierto, usted no discutía!

— Hoy no me apetecía jugar a discutir -dicho esto el viejo se quitó el sombrero a modo de saludo y se marchó.

        "Las aventuras del viejo indomable" - Primer encuentro

        Texto de Carlos González Pérez (La Danza de la Vida)


              Link al segundo encuentro:

     https://ladanzadelavida12.blogspot.com/2020/10/el-derecho-conocer-nuestra-belleza.html       

 

SOBRE EL FONDO NEGRO DE NUESTROS DEFECTOS BRILLAN LAS ESTRELLAS DE NUESTROS DONES

           Cada defecto está emparejado a un don, ambos son  caras de una misma moneda: dime de que adoleces y te diré tu don. Reconocemos a las estrellas gracias al fondo negro que las envuelve, es el efecto oscuridad revelando la luz, entonces, ¿cómo podríamos reconocer la luz de un don sin el fondo negro del defecto que le acoge?

      Querido lector, deja de quejarte del defecto que más te disgusta de ti y deja también de sentirte culpable por encarnarlo, y empieza a buscar con ilusión su don correspondiente: tu oscuridad, tu  defecto, está para remarcar tu estrella, tu don. Empieza a mirar tu defecto con el don delante: don defecto.  

 

Esta imagen es un homenaje a Quino, que supo humanizar como nadie nuestros defectos y al hacerlo, sin darse cuenta, iluminó también nuestros dones.
Esta imagen es un homenaje a Quino, que supo humanizar como nadie nuestros defectos y al hacerlo, sin darse cuenta, iluminó también nuestros dones.



DOTAR DE CORAZÓN Y DE PRINCIPIOS A LA DEMOCRACIA, UN PASO IMPRESCINDIBLE EN LA EVOLUCIÓN DE LA HUMANIDAD

     Una sola ideología no basta para acometer los numerosos problemas de la humanidad, algo tan evidente ha sido negado por todas las corrientes políticas de la historia. Todavía hoy persiste esta idea de autosuficiencia en el campo político, creyendo que tu partido tiene la razón absoluta y viendo a los demás partidos como meros contrincantes a batir.     
     Ni siquiera se ha entendido la palabra partido, que conlleva la idea de una unidad, los trozos de un pastel existen gracias al pastel, los partidos políticos existen porque hay una idea llamada política que pretende el bienestar y la libertad de los ciudadanos. Si esa idea se trocea no es para que los trozos se peleen entre sí, sino para obtener perspectivas diferentes que enriquezcan a la unidad; la pérdida de vista de la unidad, del punto de partida, hace que la idea de aumentar la perspectiva de ésta se devenga en lo contrario: una sola perspectiva niega el derecho a existir a las demás. 
     Todas estas confusiones de base emanan del hecho de que no se ha definido la democracia como un valor humano esencial, sino solo como unas meras reglas de juego en las que las partes se disputan el poder político. Al verla solo como un conjunto de reglas de juego se niega a la democracia el sentimiento, que es lo que le tiene que otorgar vida, al no definirla a través de unos principios se la condena a ser solo el ring en que el luchan "civilizadamente" entre sí las distintas ideologías. Es imprescindible dotar de corazón y de principios a la democracia, solo así será algo auténticamente vivo y útil al progreso de la humanidad." 

    De la formación en crecimiento personal y social "Educar empoderando" (Tema: "La democracia de corazón") 

    Más información sobre el tema en el libro "Encuentros con tu propia sabiduría" (Editorial Desclée) 

Hay que definir la democracia de forma que pueda tener un corazón, ya que el corazón tiene el don de recordarnos que está en la esencia de la diversidad el servir a la unidad, haciéndola más rica y bella.
                  

   

LA RECETA QUE ASEGURA QUE TODO PENSAMIENTO PUEDA TENER UNA PARTE VERDADERA


      Muchos de nuestros pensamientos parten de premisas que no son verdaderas, invalidando así su efectividad y en no pocas ocasiones dando lugar a discusiones y conflictos interminables. Sin embargo podemos conseguir poner en todos nuestros pensamientos algo auténtico, algo que les haga siempre efectivos, útiles a la convivencia: el ingrediente mágico de la belleza, sazonado con la especie pacificadora de la gentileza y con las semillas de la concordia, sin olvidar la levadura de sumar perspectivas en lugar de combatirlas. Con esta receta, aunque un pensamiento parta de premisas equivocadas, está preparado para fluir con la verdad, para trasformase en otros pensamientos que sí partan de premisas verdaderas.


Los pensamientos fluyen con las semillas de la verdad cuando en su esencia son "sutiles, ingrávidos y gentiles, como pompas de jabón" 

      Querido lector: ¿qué te parece cocinar tus pensamientos con esta receta ...? Si lo haces irás viendo cómo tus conflictos disminuyen, y obtendrás esta ventaja sin renunciar ni a tus opiniones ni a tus perspectivas de partida: los pensamientos gentiles y fluidos, tocados con la armonía de la belleza, nunca producen atascos.




TODOS CRECEMOS EN EQUIPO


       "Percibir nuestras creencias limitantes y tomar las medidas necesarias para librarnos de ellas, como el pollito tras crecer dentro del huevo rompe la cáscara, es un primer paso imprescindible para nuestro crecimiento personal. Una vez alcanzado este objetivo es necesario no olvidarse de un segundo paso también fundamental: librarnos de  nuestras creencias limitantes sobre lo que deberían de creer los demás. 

La rotura de nuestras "creencias-huevo" ha de ser fruto de nuestro poder y decisión interior, nadie desde fuera ha de romper nuestro claustro de crecimiento, esta regla es un derecho fundamental del crecimiento personal.

        El crecimiento personal es incompatible con obligar a los demás a crecer, puesto que el crecimiento ha de surgir del interior de las personas cuando éstas están ya maduras para él. Otra cosa es el abono para el crecimiento y el cariño que pongamos en nuestras relaciones con las personas que nos acompañan en nuestra vida. La mejor forma de ayudar a una persona a crecer es confiar en su propio ser y examinar, desde nuestra perspectiva actual de crecimiento, qué nos dejamos por hacer cuando nos encontrábamos en la misma fase de crecimiento que ella; en el fondo su fase, su momento de crecimiento, es también una ayuda a nuestro propio crecimiento: todos crecemos en equipo."
  
De la formación en crecimiento personal y social "Educar Empoderando" (Tema: "El arte del crecimiento personal")


LA IMPORTANCIA DE LO QUE CREEMOS SER

   
       "Lo que creemos ser no es lo que somos, es lo que jugamos a ser para experimentarnos, para descubrir en su plenitud nuestro poder creador y el amor a nuestras creaciones. Cada creencia sobre nosotros y nuestra relación con el mundo es una dirección de autoexploración, que da sentido a nuestras creaciones y que además evita el caos creativo y facilita el poder cocrear con otros.
       Es frecuente oír que tal creencia o tal otra son falsas, lo cual constituye un absurdo: una creencia no se basa en la verdad misma y por lo tanto no es refutable. Una creencia es tan solo, y nada menos, que una perspectiva subjetiva de una verdad siempre incompleta e incluso incomprensible a veces para nosotros. Es el aspecto subjetivo de la creencia, a nivel individual o grupal, la que le proporciona su maravilloso ímpetu creativo y su singularidad creativa. Tenemos como ejemplo de esto la construcción de las imponentes catedrales en la Edad Media, unas construcciones que suponían un esfuerzo tan grande para las sociedades de aquel tiempo que tenían que emplear varias generaciones en su plena construcción; solo una creencia compartida por muchos y capaz de adoptar la forma de una poderosa fe pudo hacer posible semejante proeza.


        Las creencias en sí mismas no nos dicen directamente quienes somos, pero nos permiten ver hasta donde podemos llegar, sobre todo si empezamos a interpretarlas de esta manera. Es cierto que muchísimas personas se confunden con sus creencias más íntimas, cayendo incluso en la negación de su propio ser y llegando en ciertas ocasiones a representar un peligro para los demás. Este hecho no ha de llevarnos a condenar a las creencias, sino a mostrarnos la clara evidencia de que las creencias pueden evolucionar, de hecho el ser humano muestra su propia evolución cuando abandona ciertas creencias para habitar otras de mayor perspectiva, de mayor felicidad y de mayor amor hacia sí mismo y los demás."

De la formación en crecimiento personal y social "Educar empoderando" (Tema: "Las creencias como crisol de nuestras creaciones")



 

HA LLEGADO EL MOMENTO DE SOÑAR CON UNA NUEVA DEMOCRACIA

      Es de física elemental el conocimiento de que fuerzas opuestas consiguen una resultante menor, el hecho de que veamos como normal que exista en "democracia" un grupo parlamentario que denominemos oposición habla de que es necesario redefinir nuestro concepto de democracia a nivel mundial, un concepto que esté por encima de las ideologías, un concepto que permita definir un terreno de juego no para competir, sino para sumar, sumar perspectivas; de hecho si la democracia ha de estar al servicio de la sociedad debe ser para enriquecerla, para ayudar a sumar fuerzas, no para contraponerlas y enfrentar a las personas.


     Discrepar no tiene por qué significar un enfrentamiento, pero la realidad de partida es que hemos sido educados para que lo sea, por eso la democracia del futuro, que hay que empezar a crear hoy, ha de generarse primero como un nuevo conocimiento y después como un valor educativo esencial. 
     Queda un largo camino, y los largos caminos necesitan comenzarse  con el entusiasmo de un sueño, ha llegado el momento de empezar a ver la democracia auténtica como un sueño a cumplir, que requiere como todo gran sueño, como toda gran caminata,  ir ligeros de equipaje  en cuanto a las rencillas y los prejuicios del pasado. O empezamos a soñar en una nueva democracia o seguiremos desencantados con un democracia de hecho absolutamente inmadura.

  Nota: Encontrarás más información sobre esta nueva democracia en el capítulo de la "democracia de corazón" del libro "Encuentros con tu propia sabiduría"

"Encuentros con tu propia sabiduría - semillas de sabiduría para nacer a ti mismo""



NO ES NECESARIO LUCHAR CONTRA NUESTROS DEFECTOS: HACIA LA SABIDURÍA DE LOS DEFECTOS


     Luchar contra nuestros defectos se suele convertir en un combate contra nosotros mismos, en un herirnos para salvarnos, en un sentirnos culpables cuando volvemos a caer en ellos. Para evitar este combate hay una alternativa: contemplar a nuestros defectos desde otra perspectiva, desde una mirada que no implique juicios y a la vez nos revele en el defecto una oportunidad.
    Desde esta nueva perspectiva un defecto es un don que se está expresando en su polaridad obstáculo, por eso precisamente lo llamamos defecto (textualmente defecto significa que falta algo), es decir: echamos de menos en el defecto el don correspondiente, el don es lo que le falta al defecto para que ambos cobren sentido: defecto y don son un binomio inseparable, no dos cosas que se excluyen mutuamente. Sabiendo esto no tenemos por qué luchar contra nuestros defectos, ni tampoco juzgarlos, tan solo hemos de aprender a cambiarlos de polaridad: es el camino de la sabiduría de los defectos.

No se trata de que nuestras virtudes, nuestros dones, pesen más que nuestros defectos, sino  de encontrar la relación entre ellos, de construir caminos que nos permitan partiendo de nuestros defectos llegar a nuestros dones: un defecto es una luz roja que nos avisa de que hay un don relacionado con él