LA RECETA QUE ASEGURA QUE TODO PENSAMIENTO PUEDA TENER UNA PARTE VERDADERA


      Muchos de nuestros pensamientos parten de premisas que no son verdaderas, invalidando así su efectividad y en no pocas ocasiones dando lugar a discusiones y conflictos interminables. Sin embargo podemos conseguir poner en todos nuestros pensamientos algo auténtico, algo que les haga siempre efectivos, útiles a la convivencia: el ingrediente mágico de la belleza, sazonado con la especie pacificadora de la gentileza y con las semillas de la concordia, sin olvidar la levadura de sumar perspectivas en lugar de combatirlas. Con esta receta, aunque un pensamiento parta de premisas equivocadas, está preparado para fluir con la verdad, para trasformase en otros pensamientos que sí partan de premisas verdaderas.


Los pensamientos fluyen con las semillas de la verdad cuando en su esencia son "sutiles, ingrávidos y gentiles, como pompas de jabón" 

      Querido lector: ¿qué te parece cocinar tus pensamientos con esta receta ...? Si lo haces irás viendo cómo tus conflictos disminuyen, y obtendrás esta ventaja sin renunciar ni a tus opiniones ni a tus perspectivas de partida: los pensamientos gentiles y fluidos, tocados con la armonía de la belleza, nunca producen atascos.




TODOS CRECEMOS EN EQUIPO


       "Percibir nuestras creencias limitantes y tomar las medidas necesarias para librarnos de ellas, como el pollito tras crecer dentro del huevo rompe la cáscara, es un primer paso imprescindible para nuestro crecimiento personal. Una vez alcanzado este objetivo es necesario no olvidarse de un segundo paso también fundamental: librarnos de  nuestras creencias limitantes sobre lo que deberían de creer los demás. 

La rotura de nuestras "creencias-huevo" ha de ser fruto de nuestro poder y decisión interior, nadie desde fuera ha de romper nuestro claustro de crecimiento, esta regla es un derecho fundamental del crecimiento personal.

        El crecimiento personal es incompatible con obligar a los demás a crecer, puesto que el crecimiento ha de surgir del interior de las personas cuando éstas están ya maduras para él. Otra cosa es el abono para el crecimiento y el cariño que pongamos en nuestras relaciones con las personas que nos acompañan en nuestra vida. La mejor forma de ayudar a una persona a crecer es confiar en su propio ser y examinar, desde nuestra perspectiva actual de crecimiento, qué nos dejamos por hacer cuando nos encontrábamos en la misma fase de crecimiento que ella; en el fondo su fase, su momento de crecimiento, es también una ayuda a nuestro propio crecimiento: todos crecemos en equipo."
  
De la formación en crecimiento personal y social "Educar Empoderando" (Tema: "El arte del crecimiento personal")